Alimentación Macrobiótica

Para entender por qué la terapia nutricional es personalizada y eficaz debe integrar otras disciplinas como la Macrobiótica, conocida por la Medicina Tradicional natural Japonesa también como el “Arte de la prolongar la vida”. La difusión de este estilo de vida se debe al médico japonés, George Ohsawa, quien promovió la visión holística de la filosofía oriental, por la cual el cuerpo, el pensamiento y el espíritu como partes de un todo. La Macrobiótica establece el modo de entender las Leyes del universo, a través de dos fuerzas Yin-Yang, antagónicas y complementarias, ya que la una no podría existir sin la otra.

Estas características Yin (expansión, ácido) – Yang (contracción, alcalino) aplicadas a los alimentos, nos permiten clasificar los alimentos en función de sus propiedades energéticas, para entender los efectos en nuestro organismo. Saber elegir en cada momento, lo que nos es más necesario, y conocer nuestros requerimientos según la actividad, la fase de la vida, el clima y la estación del año en que nos encontramos. Los conceptos de Yin-Yang también se pueden aplicar a las técnicas culinarias a utilizar en cada momento, lugar y estación, y condición personal. Según este principio, a través de la comida puede armonizarse el organismo entero, primero física y luego mentalmente, alcanzando un entendimiento más claro y una mejor percepción de la realidad.