COMER, SENTIR... ¡VIVIR!

Lunes, 15 Mayo, 2017 - 12:15

Leyendo el nuevo libro del Dr Jorge Pérez-Calvo, Comer, Sentir... ¡Vivir!, Barcelona, Grijalbo, 2017 entiendes la íntima relación que existe entre el estado físico, psíquico y emocional. El equilibrio entre cuerpo y mente es posible a través de la alimentación transformando el sufrimiento en energía vital positiva.

Los  planos físico y psicológico están íntimamente relacionados, hasta tal punto que podemos deducir cómo se encuentra uno a partir del otro. Podemos incidir de forma positiva en uno tratando el otro. Nos influye: el clima, la contaminación medioambiental, el uso de pantallas luminiscentes, el estrés laboral, la falta de descanso, los viajes,... Nuestro estilo de vida afecta a nuestro estado psicológico y emocional. repercute sobre los órganos y las estructuras corporales.

A través de  la alimentación,   unos hábitos de vida saludables y suplementos nutricionales es posible compensar las situaciones de desarmonía que experimentamos en el cuerpo y que condicionan nuestro estado  psíquico, cognitivo y emocional.

La Medicina Tradicional China (y otras medicinas orientales como la japonesa, ayurvédica  y tibetana) y la Medicina Naturista Occidental, incluye el estudio moderno de la nutrición  que muestra la relación directa entre el estado nutricional óptimo de la persona , su capacidad cognitiva y psicoemocional.

Numerosos estudios científicos corroboran los efectos de los alimentos sobre patologías como la depresión, la ansiedad o el trastorno por déficit de atención.  A modo de ejemplo, la ansiedad está relacionada con un exceso de calor en el corazón y/o estómago, de manera que eliminando ciertos hábitos y alimentos que recalientan estos órganos e introduciendo otros que los nutren y refrescan podemos reducirla significativamente.

Comer bien proporciona bienestar físico, emocional y un plus de conciencia y energía. Esto te proporciona fluidez mental  haciéndote más autosuficiente ante las situaciones problemáticas.

"No sólo somos lo que comemos, si no que sentimos y pensamos según comemos".

bienestar emociones alimentación