AZÚCAR: EFECTOS EN LA SALUD

Domingo, 10 Diciembre, 2017 - 23:50

El azúcar de mesa, la sacarosa,  es el edulcorante más utilizado para endulzar los alimentos y bebidas. En la naturaleza se encuentra en un 20 % del peso en la caña de azúcar  y en un 15 % del peso de la remolacha azucarera. La miel también es un fluido que contiene gran cantidad de sacarosa parcialmente hidrolizada [1]. 

El azúcar, tanto el blanco como el moreno, tiene múltiples efectos negativos sobre el organismo, así como la miel, el sirope de ágave, el jarabe de maiz enriquecido, la sacarina, la fructosa, el sorbitol y otros endulzantes artificiales: todos ellos ejercen un gran efecto desmineralizante y acidificante —que ocasiona entre otras cosas caries y deficiencias de calcio en la estructura ósea—, elimina del organismo el complejo vitamínico B, altera la flora intestinal, provoca un brusco aumento de los niveles de glucosa en la sangre, desprende elementos químicos procedentes de su proceso de fabricación, etcétera [2]. Edulcorantes naturales y apropiados para la salud son: la stevia, regaliz, melaza (cebada, arroz o quínoa) y sirope de arce de grado C.  Excepto la stevia y la regaliz, las melazas y el sirope de arce aunque nutritivas son acidificantes. 

El equipo de investigación liderado por el Dr. Cristin E. Kearns, Universidad de California (Estados Unidos), ha publicado recientemente en la revista PLOS Biology un estudio en el que concluye que la industria azucarera ha ocultado pruebas de los efectos de la sacarosa (azúcar común ó azúcar de mesa) en la salud durante 50 años [3]. Diario Médico  hizo pública esta noticia el pasado mes de noviembre.

A partir del estudio de documentos internos de la Sugar Research Foundation (SRF), nombre de la asociación comercial de la industria azucarera en los años 60, se muestra cómo se silenciaron los resultados de un estudio que relacionaba el consumo de azúcar con la enfermedad coronaria. La SRF financió la investigación de la sacarosa y al relacionarse ésta con enfermedades cardiovasculares y cáncer de vejiga, la fundación puso fin al estudio y no publicó los datos para no perjudicar sus propios intereses. 

En análisis previos los investigadores habían encontrado que la SRF financió en secreto un artículo de revisión realizado en 1967 con el objetivo de restar importancia a las pruebas que vinculan el consumo de sacarosa con la enfermedad cardíaca coronaria. En este trabajo se señalaba que los microorganismos del sistema digestivo podían explicar por qué los ratones de laboratorio alimentados con azúcar tenían niveles de colesterol más altos que los alimentados con almidón, descartando la relevancia de los resultados para poder comprender la enfermedad en los seres humanos. 

El Proyecto 259, financiado en 1968 por la SRF y realizado por investigadores de la Universidad de Birmingham, analizaba los efectos de la sacarosa en la flora intestinal en comparación con el almidón en ratones de laboratorio. Se concluyó que las bacterias de la flora intestinal mediaban en los efectos adversos del azúcar sobre el sistema cardiovascular.  También se sugería un mayor  riesgo de cáncer de vejiga. Por lo tanto, afirman los investigadores de la Universidad de California que la sacarosa, en comparación con el almidón, estimula un enzima urinario (beta-glucuronidasa) relacionado con la patogénesis del cáncer de vejiga. 

La malas prácticas de esta industria dejó a un lado los intereses de los consumidores ya que conocía  lo nocivo que era para los seres humanos abusar de este producto. 

Cada vez más países están tomando medidas políticas sólidas para reducir el consumo de azúcar en sus ciudadanos y algunos planifican la aplicación de políticas de precios que graven las bebidas azucaradas para desalentar  su consumo (La OMS propone aumentar el precio de las bebidas azucaradas con la "sugar tax") [4].

Referencias

  1. http://www.aicr.org
  2. Rodrigues Neto Angéloco LArces de Souza GCAlmeida Romão EGarcia Chiarello P. Alkaline Diet and Metabolic Acidosis: Practical Approaches to the Nutritional Management of Chronic Kidney Disease. J Ren Nutr. 2017 Dec 5. pii: S1051-2276(17)30257-1
  3. Kearns CEApollonio DGlantz SA. Sugar industry sponsorship of germ-free rodent studies linking sucrose to hyperlipidemia and cancer: An historical analysis of internal documents. PLoS Biol. 2017 Nov 21;15(11):e2003460
  4. Thomas-Meyer MMytton OAdams J. Public responses to proposals for a tax on sugar-sweetened beverages: A thematic analysis of online reader comments posted on major UK news websites. PLoS One. 2017 Nov 22;12(11):e0186750