CRUCÍFERAS PARA LA PREVENCIÓN DE ENFERMEDADES

Domingo, 14 Enero, 2018 - 23:57

El nombre de crucíferas proviene de la semejanza de las flores de cuatro pétalos de  estas verduras  con una cruz. Esta familia está formada por: la coliflor, coles de Bruselas, brócoli, repollo, col lombarda, rábanos, nabo, col rizada, col china, col kale, grelos,... Son verduras especialmente de invierno y ricas en vitamina C, nutricionalmente importante ya que en invierno escasean otras fuentes de vitamina C como pueden ser las frutas.  La vitamina C protege las células como  antioxidante y estimula el sistema inmunológico. Debido a su versatilidad en la cocina existen multitud de recetas con estos ingredientes.

Son verduras muy recomendables para la osteoporosis y recuperación ósea ya que el calcio que contienen es de absorción alta. Esta característica, junto a su contenido en vitamina K, potasio y magnesio, elementos clave del metabolismo óseo, las convierten en verduras básicas para mantener una buena salud ósea.

Su contenido en beta-caroteno promueve la comunicación celular que ayuda a controlar el crecimiento celular anormal. Destaca el kaempferol, quercetina y antocianinas ejercen efecto antioxidante y anti-inflamatorio.

Un ensayo clínico presentado en la revista Science Translacional Medicine, liderado por un equipo de investigadores de la Universidad de Lund (Suecia), demuestra que el compuesto (sulforafano)  presente en el brócoli regula de manera eficaz la glucemia en personas con diabetes mellitus tipo 2

En relación a sus propiedades anticancerígenas, las crucíferas contiene  glucosinolatos, que se descomponen en isotiocianatos e indoles. Estos compuestos disminuyen la inflamación, inhiben enzimas que activan carcinógenos y estimulan enzimas que desactivan carcinógenos. Los estudios sugieren que estimulan un proceso llamado apoptosis en el cual las células cancerosas se autodestruyen. Estudios recientes, incluyendo ensayos de intervención  investigan la posibilidad de que los isotiocianatos puedan interferir en la progresión del cáncer de próstata. Algunos estudios relacionan el bajo consumo  de folato con un mayor riesgo de cáncer colorrectal o pólipos precancerosos.

Composición y fitoquímicos:

  • Excelente fuente de vitamina C, manganeso y vitamina K (los de color verde).
  • Glucosinatos que forman isotiocianatos e indoles. Son de naturaleza picante y rubefaciente y con propiedades anticancerígenas.
  • Folato y vitamina B (brócoli, coles de Bruselas, coliflor y grelos)
  • Potasio (brócoli)
  • Calcio
  • Fibra dietética y magnesio (brócoli y coles de Bruselas)
  • Carotenos y Vitamina A  (brócoli, coles de Bruselas y grelos): potentes antioxidantes para la vista.
  • Antocianinas (rábanos, col lombarda)
  • Polifenoles: ácido hidroxicinámico, kaempferol y quercetina

Referencias

  1. Cavell, B.E., et al., Anti-angiogenic effects of dietary isothiocyanates: mechanisms of action and implications for human health. Biochemical pharmacology, 2011. 81(3): p. 327-36.
  2. Ambrosone, C.B. and L. Tang, Cruciferous vegetable intake and cancer prevention: role of nutrigenetics. Cancer prevention research, 2009. 2(4): p. 298-300.
  3. http://www.lavanguardia.com/ciencia/cuerpo-humano/20170615/423413589578/brocoli-tratamiento-diabetes.html
  4. Axelsson A, et al. Sulforaphane reduces hepatic glucose production and improves glucose control in patients with type 2 diabetes. Science Translational Medicine, 2017: Vol 9, Issue 394
  5. World Cancer Research Fund / American Institute for Cancer Research, Food, Nutrition, Physical Activity and the Prevention of Cancer: a Global Perspective, 2007: Washington, DC. p. 82-113.
  6. Du, W., et al., Folate and fiber in the prevention of colorectal cancer: between shadows and the light. World journal of gastroenterology : WJG, 2010. 16(8): p. 921-6.
  7. Lee, S.A., et al., Cruciferous vegetables, the GSTP1 Ile105Val genetic polymorphism, and breast cancer risk. The American journal of clinical nutrition, 2008. 87(3): p. 753-60.
  8. Traka, M., et al., Broccoli consumption interacts with GSTM1 to perturb oncogenic signalling pathways in the prostate. PloS one, 2008. 3(7): p. e2568.
  9. Kubo, A., et al., Dietary factors and the risks of oesophageal adenocarcinoma and Barrett's oesophagus. Nutrition research reviews, 2010. 23(2): p. 230-46.
  10. Musa-Veloso, K., et al., Influence of observational study design on the interpretation of cancer risk reduction by carotenoids. Nutrition reviews, 2009. 67(9): p. 527-45.
  11. Gallicchio, L., et al., Carotenoids and the risk of developing lung cancer: a systematic review. The American journal of clinical nutrition, 2008. 88(2): p. 372-83.
  12. Kim, D.H., et al., Pooled analyses of 13 prospective cohort studies on folate intake and colon cancer. Cancer causes& control : CCC, 2010. 21(11): p. 1919-30.