Acupuntura y Auriculopuntura

La práctica de la Acupuntura es una de las muchas formas de medicina practicada en China, y se remonta hasta hace más de 3000 años.

La Acupuntura es un método de tratamiento seguro y eficaz, que se refiere a la inserción indolora de agujas en la piel con la finalidad de restablecer un flujo equilibrado de Qi (energía vital) en todos los canales del cuerpo (meridianos), que se traduce en salud y bienestar.

La Acupuntura incluye el uso de otras técnicas como Moxibustión o Termoterapia y las Ventosas, y basa su funcionamiento en la regulación, la tonificación o la dispersión de la energía vital y la sangre mediante una serie de puntos que configuran el mapa de los canales o meridianos energéticos que entrelazan distintas estructuras del organismo, con la finalidad de reestablecer el equilibrio y bienestar energético.

La Acupuntura produce una estimulación en estos puntos del cuerpo, y a su vez se realizan cambios en la función del Qi que incluye cambios en el tono muscular, en la sensación del dolor, en la función inmune y los niveles hormonales. Es por eso, que mediante la Acupuntura es posible alcanzar un estado de relajación profundo.

La Acupuntura resulta efectiva en trastornos músculo-esqueléticos, en desequilibrios ginecológicos, ayuda a reducir los trastornos de ansiedad, insomnio, etc., y promueve el bienestar físico y emocional, entre muchas otras.

Es un buen tratamiento para hacer sinergia con la Terapia nutricional energética.